La resistencia al agua de los relojes.

¿Como saber si mi reloj es sumergible?
La resistencia al agua en un reloj viene indicada en la esfera o en la tapa de atrás del reloj, con la expresión” water resistant” acompañado de una indicación cuantitativa y unidades de presión atmósferas (ATM), bares (BAR) o de altura (MT). Sin embargo, la práctica nos dice hasta qué punto estas indicaciones son fiables:

  • Water resistant a 30MT indica la misma resistencia que a 3ATM o 3 BAR .En este caso el reloj resiste solamente salpicaduras accidentales como cuando llueve o al lavarnos las manos, en ningún caso para ducharse ,nadar o bucear. Puede ser que  tengas un reloj de esas características, lo hayas mojado innumerables veces y no le ha entrado agua , eso no es más que suerte,ya que  en cualquier momento puede entrarle.
  • Si en la tapa de atrás o en la esfera del reloj hay la inscripción WR 50MT ,5ATM o 5BAR soporta la natación (no competitiva) pero no está diseñado para utilizarlo en condiciones extremas como inmersiones, ni tampoco es recomendable ducharse con él.
  • Si en nuestro reloj está indicado WR 100 MT, 10 ATM O 10 BAR podemos nadar, ducharnos con él e incluso bucear a poca profundidad, pero para inmersiones profundas os recomendamos como mínimo WR 200 MT.
Reloj Hamilton mostrando la inscripción "Water Resistant 100 m" en su tapa trasera

Reloj Hamilton mostrando la inscripción “Water Resistant 100 m” en su tapa trasera

 

Con lo expuesto anteriormente sabemos hasta que punto nuestro reloj está diseñado para resistir el agua, pero hay otras cosas que debemos tener en cuenta antes de sumergirlo:

-Si la corona es de rosca ha de estar totalmente cerrada o enroscada.
-Dentro del agua no debemos operar con la corona ni pulsar los pulsadores. Si se usa en el mar, limpiarlo con agua dulce y secarlo a continuación.
-WR 5BAR, 5ATM o 50MT solo para nadar en superficie con seguridad.

Pero…¿Entonces me están engañando con lo que pone en el reloj?
No exactamente. Los test para determinar la resistencia al agua se hacen en condiciones ideales de laboratorio, con agua dulce, a una determinada temperatura, con el reloj parado… etc., esas condiciones no son las habituales cuando nadamos o practicamos submarinismo. El agua de ríos, lagos o mar contiene diferentes productos químicos,  sales y cloro en el caso de  las piscinas. Los cambios de temperatura( frío-caliente) en las duchas pueden producir la entrada de agua en el reloj. El aire caliente, el sol y el agua fría pueden producir daños. La presión puede aumentar en determinados casos con el movimiento rápido del brazo, según la fuerza de salida en los impulsores en la ducha o del grifo al lavar los platos.
Por todo lo expuesto para mantener en buenas condiciones nuestro reloj, debemos seguir las recomendaciones técnicas y usar el el reloj adecuadamente según sus características. Lo recomendable es que antes de comprar un reloj pensemos bien el uso que queremos darle, y a partir de ahí escojamos lo más conveniente. Tu joyero podrá ayudarte a elegir según lo que necesites.

Anuncios